sábado, 3 de septiembre de 2016

Los Russell.



Los Russell por el Valle de Llauset.

Pico Russell.

Después de una temporada sin escribir (falta de tiempo) en mi querido blog, volveré a coger esta costumbre que tanto me gusta, escribir sobre mis pequeñas hazañas, en mi hábitat natural que es la montaña y la roca…

Han pasado meses de mi último tres mil conquistado, y retomo la senda del coleccionismo. En esta ocasión le toca al Valle de Llauset, (mi primera visita a este valle) para intentar coronar los Russell. Estas son 6 cimas de más 3.000m, situadas al Sureste del Parque Natural de Posets Maladeta.

Salimos Nuria y yo de casa el domingo por la tarde noche, para dormir en la presa de LLauset. Allí hemos quedado con Ernest y Vane, que nos esperan para salir el lunes a primera hora hacia nuestras cumbres.
Estany de Llauset.
Lunes 07:30 de la mañana nos ponemos en marcha, y nos dirigimos por el GR 11, hacia el Coll de Vallibierna. Pasamos por el nuevo refugio de Cap de Llauset, por fuera parece que han colocado unas chapas de aluminio en medio de la montaña, a mi pareció raro ver ese edificio, que más bien parece una nave espacial, pero por dentro este ya era otra cosa, me pareció precioso y muy confortable…


Continuamos nuestra marcha tranquila pera ir ganado altura y al fin llegar al Coll de Vallibierna (2.732m.) Desde aquí ya podemos contemplar nuestras cumbres y además también podemos disfrutar de la cara sur del rey de los Pirineos “el Pico Aneto”.

Aprovechamos en el collado para reponer algo de fuerzas alimentándonos e hidratándonos. Una vez acabado el refrigerio abandonamos el GR, para coger un sendero poco definido pero con hitos que nos llevan hasta la Collada dels Isards (2.807m.).

Continuamos siguiendo hitos hasta casi colocarnos al pie de la montaña, junto a una pedrera desde podemos ver la vía normal del Russell, una canal diagonal, que evitamos para subir y nos vamos derechos a la cresta que nos queda al este, para ir subiendo por bloques de piedras fáciles y así acceder a nuestra primera cumbre del día, Punta Oriental Russell (3.034m.).

De esta a nuestra siguiente cima es ir subiendo por una pedrera amplia y con algún bloque al que trepar, pero sin complicaciones. Al cabo de un rato, nos hacemos con nuestra segunda cumbre del día, la Antecima SE Russell (3.205m.). Y aquí nos asaltan las dudas con nuestra siguiente cumbre Aguja Sur Russell. Desde nuestra situación, la Antecima SE, vemos un penacho a escasos metros de nosotros, que creemos, por la altitud a la que nos encontramos pudiera ser la Aguja Sur, nos acercamos y vemos que tiene una roca rotulada en color rojo, con el nombre de Aguja Sur Russell (3.146m.), así que damos por contado que hemos ascendido a nuestra tercera cumbre. Pero entre nosotros no está claro que sea esta la cima que buscamos, y según las reseñas que llevamos de otros blogs, la que estos tienen como Aguja Sur no es tan alta. Dejamos el tema de si es o no es la Aguja para más adelante y continuamos nuestra marcha en busca del techo del día el Pico Russell (3.207m.) fácil de llegar a este.
Cima del Pico Russell (3.207m.)

En teoría nos quedan solo dos cimas, así que nos dirigimos a la siguiente, pero no obstante yo seguía teniendo lo de la Aguja Sur en mente y no me lo podía quitar, con esos pensamientos hacemos cima en la Punta Brecha Russell (3.155m.).
Punta Brecha Russell .

Todos contentos llevamos una gran jornada, pero la meteorología empieza a cambiar, así que decidimos dejar de lado la Aguja Sur Oeste Russell e ir a buscar, la vía normal del Russell para descender de la montaña, yendo hacia esta, decidimos buscar lo que podia ser la Aguja Sur con un fotografía de uno de los blog que tenemos, y al final la descubrimos, en el collado donde va a salir la canal diagonal del Russell (La Normal) sale otra canal a la derecha, y es por esta donde destrepando por terrazas accedemos a nuestra Aguja Sur, un pequeño monolito de bloques de piedra es la aguja que buscábamos (3.095m.).
Nuestra Aguja Sur Russell.

Nuria y Vane trepando la Aguja

Bajando por la normal del Pico Russell.

Volvemos a paso ligero hacia el collado y nos  lanzamos canal abajo, pues los truenos no paran de sonar y nos vemos la tormenta encima en cualquier momento. Cuando nos queremos dar cuenta estamos de vuelta en el sendero de subida y en la Collada dels Isards y en el Coll de Vallibierna y otra vez en el GR en dirección a la Presa de Llauset, donde tenemos los vehículos. No obstante parece que la tormenta nos dará una tregua, aprovechamos esta para tomarnos una gratificante y fresca cerveza acompañada de nuestros queridos frutos secos del camino en el Refugio de Llauset. Después del descanso iniciamos la marcha hacia nuestro destino final, nuestros vehículos, para darnos nuestra merecida cena.

Mientras cenábamos hizo acto de presencia la tormenta, granizo incluido.
Una jornada redonda, vivencias, cumbres y lo mejor UNA COMPAÑIA EXCEPCIONAL.
Esa noche dormimos como niños pequeños.
A la mañana siguiente fuimos a escalar a la Solana de LLauset, pero eso es otra historia que en este relato no toca…
Hasta la próxima.

jueves, 24 de septiembre de 2015

Integral d'en Pitu i la Nuri



Decisión de última hora.






Ficha técnica
Lugar: Montserrat.
Zona: Gorros.
Vía: Integral d’en Pitu i la Nuri.
Dificultad: 6a+ (IV+ obligado).
Longitud: 185m.
Material: Cintas exprés.
Fecha: 19/09/2015.








Tenemos la intención de ir a escalar al Alt Urgell, pero nos despertamos tarde; aquí empiezan las dudas, donde ir y que hacer, nos pegamos la paliza y vamos hacia Coll de Nargo como teníamos pensado o al contrario buscamos plan alternativo. Nuria me comenta esta vía,  yo ni me acordaba y rápidamente pillo el libro de reseñas y la compruebo, OSTIA!! Me parece genial, grado asumible y muy bien asegurada (para no sufrir) gracias al equipador Guillem Arias. Así que tenemos destino, nos vamos otra vez a Montserrat.

Salimos de Barcelona, como decía: tarde, para la hora a la que se suele salir. Paramos en Monistrol a desayunar algo y luego tiramos hacia el monasterio; aquí la gran cagada de venir tarde… (Sábado, las 12:00 del mediodía, parking del monasterio hasta las trancas, carretera con retenciones y espera larga para poder acceder). Al final accedemos al parking y después de un sube y baja por casi todo el parking, encontramos un sito. Decidimos subir en el funicular para así ganar tiempo, pero aquí tampoco tenemos suerte, cola muy larga para subir; así que nos toca tirar andando.
Vistas de la montaña de Montserrat. IMPRESIONANTE!!!

Aproximación desde el Monasterio la de siempre: camino de la Ermita de Sant Miquel hasta el Plà de les Taràntules, aquí nos dirigimos hacia la Ermita de Sant Joan, y justo en la última curva antes de subir a ésta, cogemos el desvío a la izquierda (sendero con marca azul) continuamos por este unos 20 minutos bajando hasta el pie de vía. Todo el trayecto nos lleva una hora y cuarto. El pie de vía no es muy cómodo para colocarte las cosas, las chapas son de color amarillo, como es costumbre en las vías de Guillem Arias.

L1 - IV. Como es costumbre, la que empieza es Nuria y se lanza hacia arriba a buen ritmo, seguro tras seguro va ganado metros y desapareciendo de mi vista, ya que el primer largo tiene un flanqueo hacia la izquierda, donde dejo de ver a mi compañera, unos metros más arriba la vuelvo a ver, para que vuelva a desaparecer detrás de unas sabinas donde está la reunión. Subo y el largo me parece entretenido y de muy buena presa, muy asegurada, pero para gustos colores.
Nuria en la 1ª Reunión.

L2 - 6a. Es mi turno, y  es uno de los largos duros de la vía, creo que es más de lo que realmente esta graduado, o puede que sea yo, que estoy más flojo que de costumbre, a saber. Menos mal que está muy equipado, y eso facilita el poder asegurarte, yo intento sacar el largo, aunque tengo que ir descansando en los seguros porque no soy capaz encadenar el largo, eso significa que estoy flojo… JEJEJE. Nuria sube y cuando llega a la reunión me comenta que le ha parecido muy duro, que ha ido tirando de cinta en cinta y aun así le costaba; es cierto que desplomaba un poco y que tienes que tirar de buena colocación… pero al final ambos estamos en la R2 y dudando de si vamos acabar la vía o nos iremos para casa después del tercer largo.
Recuperando el L2.

L3 - III. Tercer y último largo de la Punta Pam-Pam, casi un largo de trámite, pues el grado es muy suave. Nuria sube como un avión, en menos que canta un gallo ya está en la cima y me asegura para que yo suba. Aquí nos entran las dudas de si seguir o irnos para casa la vía no nos está gustando. Después de unos minutos hablando al pie de los últimos largos, decidimos de tirar para arriba.
Cima de la Punta Pam-Pam, detras el mirador de Sant Joan.

L4 - IV+. Vuelve Nuria a tirar de primera, y desde abajo parece que es más divertido que los que hemos escalado antes. Nuria sube a muy buen ritmo, y con mucha soltura, eso de tener los seguros cerca le da mucha confianza. Al poco de empezar el largo hay una laja que puede que algún día caiga, el resto es todo muy buena presa y de ir haciendo, muy divertida.
Realizando el L4.

L5 - 6a+. Este es el largo que yo estaba temiendo, si el 2º largo me había costado tanto y lo marcaban de 6a, ¿cómo seria de duro este? Desde abajo pinta muy bien y se intuye donde te tienes que tirar para pasar, pero una cosa es lo que se vea desde abajo y otra cuando estas metido en el follón. Total que voy para arriba, agarre por aquí colocación de pies por allí, un movimiento tras otro y en el canto bueno me fundo, mierda… Nuria pilla!!! le dijo desde arriba; joder parecía factible para encadenar, solo es ese paso y ya está, me digo a mi mismo; vuelvo a intentarlo, salgo rápido y con bastante facilidad, me sorprende, pero continuo hacia arriba, el paso duro ya está realizado; el resto es bastante más tumbado hasta la cima. Nuria sube y lo hace muy bien, llega rápido a la reunión y ya estamos otra vez juntos, esta vez en el Mirador de Sant Joan. Mientras recogemos cacharros en la cima comentamos si realmente es 6a+ el largo que acabamos de realizar, y lo comparamos con el 2º largo que tan duro nos pareció; ambos creemos que no, que uno de los dos está mal graduado. Pero bueno los que saben de esto son los que lo han puesto.
Acabando el L5 y el fin de la vía.

Al final nos hemos llevado un buen sabor de boca con los dos últimos largos, han sido los que nos han alegrado la jornada. Una vía rápida de realizar y así poder alargar el día escalando por la zona de Gorros, que hay mucho donde escoger y bueno.
Felices en la cima del Mirador de Sant Joan.

El descenso para que no sea por el mismo sitio por donde hemos subido, decidimos bajar por la ermita de Santa Anna hasta el Monasterio y así cerrar el círculo empezado al mediodía.
Gran sorpresa!!! Un jabatillo, y cerca del camino del Plà de les Taràntules.

Otro gran día de experiencias vividas con la mejor compañera, en una montaña mágica y encantadora; cada rincón que visito de Montserrat me gusta más.

martes, 8 de septiembre de 2015

Vía Apia



Escalar y dar un paseo por Montserrat.
Gorros.
Reseña de Escalatroncs.




Ficha técnica
Lugar: Montserrat.
Zona: Gorros.
Vía: Apia.
Dificultad: IV+.
Longitud: 90m.
Material: Cintas exprés + R.
Fecha: 04/09/2015.





Esta es una piada especial, pues viene con nosotros por primera vez a escalar, mi PADRE, y también mi MADRE, pero ella solo viene a caminar con nosotros pues ella le tiene miedo a las alturas. Es verdad que llevo mucho tiempo intentando hacer algo con él, a ver si lo podía engatusar y llevármelo hacer alguna cosita, tipo vía ferrata o incluso alguna escalada; durante mucho tiempo hemos estado hablando de hacer algo, pero siempre se quedaba en eso, en habladurías. Pero este verano, sin saber muy bien porque he visto a mi padre muy por la labor, y fue él quien me propuso ir a escalar, que le apetecía mucho y que no le importaba donde fuéramos. Así que me pongo manos a la obra y empiezo a buscar algo sencillo para él. Yo tenía clara una cosa, no me lo iba a llevar hacer deportiva, quería disfrutar, y que disfrutara y viera donde disfruto yo. Solo que para hacer vía larga tenía que convencer a otra persona, y que esta supiera, para así asegurarnos. Irme con mi padre solo, me hubiera llevado clases de aseguramiento y de técnicas de escalada y que viniera otra persona, haría que fuera más sencillo. Se lo propongo a mi compañera de viaje y esta acepta gustosamente. Así que ya tenemos cordada para poder escalar. Iremos Nuria, Fernando “mi padre” y un servidor, y por supuesto Ana, “mi madre”, como apoyo moral en la aproximación y regreso.
La aproximación.

Una vez confeccionada la cordada solo me queda encontrar la vía, esta la encuentro rápido pues ya tenía algunas vistas. Decido ir a Montserrat a la zona de gorros en concreto a la Magdalena Inferior, y así también dar una vuelta circular.
Preparando bártulos en el pie de vía. (Foto Ana)

Quedamos con ellos a las 8:30 en Sabadell y nos dirigimos hacia Monistrol de Montserrat, para desayunar antes de ponernos a caminar. Después de un buen desayuno subimos al Monasterio, aparcamos y nos ponemos en marcha.
Alumno muy aplicado!!! JEJE (Foto Ana)

Yo ya he subido o bajado una infinidad de veces por el camino de la ermita de Sant Miquel, que es por donde subiremos para llegar al pie de vía. Llegados al Pla de la Tarántula (Funicular de Sant Joan), entre Nuria y yo decidimos no ir por el camino de Sant Jeroni, y subir por las Ermitas de Sant Joan y Sant Onofre, así también podemos hacer una ruta turística por la zona. Pasadas estas nos dirigimos hacia las Escalas de Jacob, que es donde se encuentra el pie de vía. El paseo les ha venido algo largo a mis padres, la falta de costumbre, pero lo han hecho muy bien, nos hemos reído mucho, sobre todo por un comentario que nos saco una carcajada enorme a todos, cuando subiendo por unas de sus rampas, mi padre pregunto si nosotros hacíamos mucho este camino, a lo que Nuria contesto “que lo utilizamos como calentamiento”, acto seguido mi padre respondió con un “pues a mí me podes meter en el horno ya”, le salió así, sin tiempo de pensar, fue una aproximación muy divertida.

Una vez en el pie de vía le enseñamos a Fernando como rapelar: montamos una instalación en un árbol y recreamos un rapel, para que el viera, probara como se rapela y se fuera familiarizando con los cacharos. En un principio la idea era que Nuria hiciera la vía de primera y yo iría con mi padre, pero al final Nuria decidió que fuera yo  primero. Así que, si tengo que agradecer a alguien que mi padre escalara, es a ella, ya que estuvo en todo momento con él ayudándolo en todos los pasos.
Maniobras de rapel.

En esta ocasión no explicaré como son los largos ni nada por el estilo, como he dicho al principio es una piada especial, ya que para mí fue especial poder escalar con mi padre, aunque lo único que yo hiciera fuera asegurarlo, ya que todo el merito lo tiene MI GRAN COMPAÑERA de viaje.
Primeros pasos. (Foto Ana)

 Ganando altura. (Foto Ana)

La escalada fue muy divertida pues mi padre, por el nerviosismo del momento, me iba cantando todo lo que hacía y que es lo que tenía que hacer yo, como si de mi primera escalara se tratara. Poco a poco se le fueron pasando los nervios y con las indicaciones, que yo desde arriba y Nuria desde abajo, le íbamos dando fue subiendo muy bien. Mención aparte el  pequeño inconveniente con los pies de gato, algo pequeños para sus pies y un dolor insoportable que no le dejaba disfrutar del momento.
Primer largo.

Poco a poco ganamos altura y nos encontramos en la primera reunión, aquí mi padre ya se queja bastante del dolor de pies, la R no es muy cómoda para tres, así que pasamos cuerdas y el material necesario para el siguiente largo y me dispongo hacer el segundo tramo de escalada, el largo lo monto para facilitarle la escalada colocando alguna baga larga, para que pueda tirar de ella en caso necesario. Vuelven a escalar Fernando y Nuria, este ya no me canta tanto lo que hace, solo va escalando buscando la presa más buena y subiendo poco a poco, cada paso que da es un horror, pues los pies de gato lo están matando. Nuria siempre detrás vigilando cada movimiento que él hace y ayudándolo en todo momento.
Fernando como si escalara desde siempre. Nuria detras vigilando.

Van ganando altura y rápidamente se plantan en la segunda reunión; en esta aflojamos los pies de gato de Fernando, a lo que al fin puede respirar y dejar de sufrir. La cara de mi padre es un cúmulo de sentimientos, puedo ver reflejada en ella: la cara del nerviosismo por lo que está haciendo, del disfrute del un niño pequeño, la del dolor por culpa de los pies de gato y la de alegría por el cúmulo de sensaciones, y eso me llena. Solo nos queda un largo y ya estamos en la cima de la Magdalena Inferior, seguimos con la misma dinámica yo subo primero, luego Fernando y después Nuria que no deja de vigilar cada movimiento, ha sido un ángel de la guardia en todo momento.
MIs compañeros de cordada en la R1.

En la R2. El novato y la Profe.

Fernando llega a la última reunión con ojos de emoción, se le ve contento, orgulloso de lo que ha realizado, los nervios ya no existen en su rostro (de momento), se le ve feliz y eso me encanta, detrás llega Nuria sonriente. Hacemos foto en la cima y nos toca rapelar.
Parece todo un experto.

Acabando la vía.

Primero baja Nuria, y así me quedo yo con Fernando y acabamos de repasar lo del Rapel. Aquí le vuelve la cara del nerviosismo, se dispone a bajar y va tenso, pero concentrado; es normal, la situación lo requiere, poco a poco va desapareciendo de mi vista y ahora es turno de Nuria que desde abajo va guiando el rapel para que vaya hacia la plataforma donde tiene que llegar, al poco oigo el típico LIBREEE!!! Es mi turno, bajo y nos encontramos otra vez los tres en tierra firme, se nos une Ana, que había estado viendo toda la maniobra del rapel desde la Miranda de Santa Magdalena.
Lo consigio!!! JEJEJE

Acabamos de recoger bártulos y nos encaminamos hacia el coche. La bajada la haremos por las Escalas de Jacob, pasando por la Ermita de Santa Anna y bajando por las Escalas dels Pobres, así llegamos al Monasterio cerramos el circulo comenzado esta mañana.
Padre e hijo en la cima de la Magdalena Inferior.

Gran equipo. Fin de vía.

Una aventura diferente, sensaciones indescriptibles, poder escalar con mi padre, pasear por Montserrat con él y mi madre, me ha parecido maravilloso. Y sobretodo agradecer a mi gran compañera, lo realizado, no solo en el día de hoy, si no en lo que hace en todo momento.