lunes, 8 de septiembre de 2014

Monte Perdido, Pico Añisclo y Cilindro de Marboré "Los tres Sorores o Tres Hermanas.



Travesía de las Tres Sorores o Tres Hermanas.


Travesía realizada los días 16 y 17 de agosto de 2014.

Nos vamos al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Ernest, Nuria y un servidor. Es Ernest quien nos propone esta ruta y aceptamos de buen grado. En esta aventura nos falta nuestra compañera Vanessa, que por una lesión deberá estar en el dique seco una pequeña temporada.

La ruta trata de ascender a los Tres Sorores o las Tres Hermanas, que son las cimas del Pico Añisclo o Soumd de Ramond (3.259m.), Monte Perdido (3.355m.) y el Cilindro de Marboré (3.325m.), subiendo también a sus cimas próximas, dejando alguna para otra ocasión, como la Espalda de Esparrets (3.077m.), el Dedo del Monte Perdido (3.188m.) y la Punta de las Escaleras (3.027m.).

Ruta que realizamos. El punto rojo es el vivac.

Nuria y yo salimos el viernes hacia Boltaña, donde nos espera Ernest. Pasamos todo el día con Ernest y Judith en su casa de Boltaña. Esta noche dormiremos en casa de nuestros amigos y madrugaremos bastante para dirigirnos al Valle de Pineta, que es desde donde partirá nuestra aventura.

Son las 4:15 cuando suena el despertador, tengo bastante sueño pero las ganas de irme de travesía me pueden y me levanto más o menos rápido (vamos a mi ritmo) JEJEJE. Soy el último en bajar al comedor. Cuando llego a éste, Ernest ya esta desayunando y Nuria en el lavabo. Soy el más lento para desayunar, pero tengo el estomago cerrado aun y no desayuno casi nada. A las 5:00 salimos de Boltaña dirección Bielsa, tenemos casi una hora de camino en coche. Una vez en el Pueblo de Bielsa nos adentramos en el Valle de Pineta para llegar hasta el Parador, que es donde dejaremos el coche.


Etapa 1:
A las 6:15 nos ponemos en marcha. Salimos desde el Parking donde están las pistas de esquí de fondo (1.290m.), en dirección Sureste en busca del Refugio de Pineta, bajando por el GR-11 (GR = camino de Gran Recorrido. Son aquellos que están marcados con pintura roja y blanca y que superan los 50 Km de distancia.), el cual seguiremos durante bastante tiempo. Siguiendo la senda del GR, subimos hasta el Collado de Añisclo (2.453m.), en poco menos de 5 horas hemos ganado un desnivel de casi 1.200metros, con la pesada mochila a cuestas. La subida es bastante amena, además hemos podido disfrutar de un camino precioso, lleno de vegetación e incluso tenemos la suerte de poder ver Edelweiss (Flor de las Nieves), extrañas en el Pirineo, pero no en esta zona, ya que aquí es donde más se pueden ver; en el resto del Pirineo son difíciles de encontrar. Las vistas al Valle de Pineta son espectaculares, un regalo para la vista. En el collado, aprovechamos para hacer una parada una poco más larga, bebemos y comemos alguna cosa.

Collado de Añisclo y la Suca.

Seguimos por el GR-11, dando un rodeo a nuestra primera cima, para ir a buscar su cara Sur, desde donde sale un pequeño sendero, que sube zigzagueando por terrazas hasta llegar a Punta de las Olas (3.002m.). Continuamos nuestro camino con un fácil descenso hacia una gran explanada entre el Pico Añisclo y el Baudrimont SE, donde encontramos un vivac muy bueno (luego volveríamos para pasar la noche). Nos dirigimos primero al Baudrimont SE, no antes sin dejar las pesadas mochilas aparcadas al lado de una roca y así subir sin peso, solo con el de la cámara fotográfica. Un pico fácil de hacer siguiendo hitos. Era nuestra segunda cima del día Baudrimot SE (3.026m.); la pena fueron las vistas, las nubes se habían dispuesto a taparnos todo lo que teníamos delante. Seguimos con nuestra ruta, y esperábamos que el tiempo girara a nuestro favor y poder disfrutar del paisaje.

Vistas desde la cima del Baudrimont SE.

Recogimos nuestras mochilas y subimos un pequeño collado, donde volvemos a dejar éstas para ascender el Pico Añisclo o Soumd de Ramond (3.259m.), una subida rápida, una pequeña cresta muy fácil y cima, tercera de la jornada. Las nubes siguen jugando con nosotros, parece que no nos van a dar tregua. Descenso hacia las mochilas, una vez en ellas seguimos nuestra travesía. Siguiente objetivo: el Baudrimont NW. Para llegar a la base de la cuarta cima, volvemos a dejar las mochilas, ya que volveremos a pasar por el mismo sitio al retornar, la única diferencia a las otras que además de llevar la cámara, también llevamos los crampones y el piolet, pues tenemos que bajar por un nevero y luego volver a subir. Cruzamos el nevero y llegamos a la base de la arista NW, por la que ascendemos, con algún paso de II grado muy bonito, la subida es fácil y juguetona. Por fin nuestra cuarta cima Baudrimont NW (3.045m.) y más de lo mismo, cero en visibilidad, no podemos disfrutar de las vistas.


Después de esta cima, nos toca decidir dónde dormir. Bajamos y recuperamos las mochilas, Ernest propone ir al vivac que habíamos visto antes, pues para llegar al Monte Perdido se nos haría tarde y no digamos de llegar al Lago Helado, que era la intención en un principio. Ernest me sugiere que suba al Cuello del Monte Perdido (3.172m.) para ver si hay algún vivac y así no tener que retroceder. Subo a comprobar por si acaso, pero no encuentro ningún emplazamiento que nos pueda resguardar por la noche, así que la decisión final es: volver hacia atrás y pasar la noche en el vivac que habíamos visto en la explanada entre el Baudrimont SE y el Pico Añisclo. Montamos el vivac bastante rápido entre los tres, y mientras Ernest y Nuria hacen su cena yo me tumbo encima del saco y descanso, pues no tengo mucho apetito (me vino a visitar el hombre del mazo), al cabo de un rato reacciono y me viene el hambre de golpe, me preparo unos fideos que tardan más en hacerse que yo en devorarlos. Una vez todos cenados y caída ya la noche nos introducimos cada uno en su saco y nos ponemos a dormir, unos más que otros.

Nuestro confortable vivac.

Datos de la Jornada:
Tiempo: 14 horas. Con descansos incluidos.
Distancia: 13Km. Aprox.
Desnivel Positivo: 2.228m.
Desnivel Negativo: 617m.
Cumbres:        Punta de las Olas – 3.002m.
                        Baudrimot SE – 3.026m.
                        Pico Añisclo o Soumd de Ramond – 3.259m.
                        Baudrimont NW – 3.045m.

Impresionantes vistas del Circo de Troumouse.

Etapa 2:
Una noche en la que no paraba de moverme, no era capaz de encontrar la postura para dormir, no pasaba frio, pero no era capaz de dormir del tirón. Ernest por la mañana dice que él tampoco pasó frio y que durmió bastante bien. La que peor lo paso fue Nuria, pues paso algo de frio y eso no le dejo dormir bien; por el resto una noche muy tranquila, alguna brisa de aire que se metía dentro del vivac. Una noche estrellada, las nubes del día habían decidido irse para dejar paso a un manto de estrellas.

El día si que nos acompañaba, para disfrutar de las vistas.

Suena el despertador y no lo escucho, es Nuria que a golpes me despierta, paro el despertador y el Jefe (Ernest) propone dormir media hora más; encantados de la vida aceptamos. La media hora pasa muy rápido y al fin nos ponemos en marcha, desayunamos con medio cuerpo dentro del saco, mientras reponemos fuerzas para el día. El astro rey va ganado altura, además no hay atisbo de nubes, ni de que aparezcan durante el día, desmontamos el vivac y preparamos la mochila para volver a retomar la marcha. Nos dirigimos hacia el cuello del Monte Perdido (3.172m.). Subiendo tranquilamente con los crampones por el nevero. Nos cruzamos con algún montañero o inconsciente, que por no llevar crampones se arriesgan más de la cuenta para poder atravesar el nevero por cualquier lado, (en la montaña no sirve el todo vale, un error se puede pagar muy caro). Siguiendo nuestro camino, ya en la última pala que da acceso al Perdido, nos cruzamos con montañeros que bajan del éste, algunos son poco respetuosos con el montañero que sube, pues no son capaces ni de parar, para dejar pasar al que sube por el sendero (algunos atropellan incluso), pero esto es una opinión mía. Es lo que tiene una cima tan masificada de gente. Al fin llegamos al techo del Parque Nacional, el Monte Perdido (3.355m.), era mi segunda vez que estaba en esta cima, las vistas son impresionantes, un regalo para la visón. Da igual cuantas veces suba, creo que siempre me parecerán maravillosas. Picos como, Añisclo, como las cimas que habíamos subido el día anterior, la Munia, Posets, Vignemale, los Infiernos, los Argualas, Taillón, los Gabietos, los Astazu, así un sinfín de montañas y por supuesto el Cilindro de Marboré, el cual será nuestro siguiente objetivo. Un paso rápido por la cima del Perdido, foto de rigor y para abajo, se nota que es Agosto, y fin de semana, la cima está llena de gente y mucha más que intenta subir.

El Monte Perdido y la Escupidera con decenas de montañeros.

Una bajada rápida por la Escupidera, subida conocida como la Normal al Monte Perdido. Llena de gente donde íbamos dejando preferencia al que subía, o apartándonos del sendero, para molestar lo menos posible. Pequeño descanso en lago helado, donde dejamos material, para subir al Cilindro, subimos: arnés, cuerdas y los descensores además de líquido. La subida hasta el collado es rápida y bonita. Subimos primero al Pitón SW del Cilindro (3.194m.), Dejamos éste y nos dirigimos a la guinda del pastel. Una trepada fácil de II grado, con una cuerda anclada arriba por dos químicos, ayuda a pasar este paso, hay una canal más a la izquierda que parece más fácil. Una vez arriba, vamos buscando los pasos más lógicos en la pequeña cresta por la que nos movemos, pasada ésta, la cima queda más cerca y ya no hay dificultades, solo una pequeña rampa que nos lleva a nuestra tercera cumbre de la jornada y última de la travesía el Cilindro de Marboré (3.325m.). Como se nota que el Monte Perdido es la estrella, en nuestra última cima estuvimos solos, bueno la presencia de un montañero que andaba por allí solo, pero ni por asomo la muchedumbre de gente que su gran vecino. El descenso lo realizamos por el mismo lugar que habíamos subido, pero con la diferencia de que en el destrepe del inicio, hacemos un rapel con la cuerda instalada. Lugo retorno hacia donde habíamos dejado nuestro material sobrante, cerca del Lago Helado. En éste hacemos un pequeño descanso antes de afrontar nuestro descenso hacia el Valle de Pineta.

La tranquilidad del Cilindro de Marboré.

Subimos el Cuello del Cilindro (3.074m.) y desde aquí solo nos queda una larga bajada, pero a la vez preciosa a través del Glaciar del Monte Perdido. Aquí Ernest aprovecha para explicarnos por donde van algunas de las vías de ascenso invernales y la lista de proyectos a realizar sigue creciendo. Es en este momento cuando mi mente comienza a pensar que cuando volveré a este lugar y podre realizar una de éstas, no había salido de aquí y ya estaba pensando en volver; la montaña y la naturaleza tiene esa fuerza cautiva; una vez que te hace preso no hay forma de escapar. Continuamos por la gran explanada del Balcón de Pineta, dejando atrás futuros proyectos y preciosas y majestuosas montañas. Al final del Balcón podemos comprobar la larguísima bajada hasta el Valle que nos queda, y las fuerzas ya no son las mismas, pero el humor, la buena sintonía y los ánimos hicieron más fácil la bajada hasta el coche. Y allí estábamos a las 21:00h. de la noche, en Pineta, con 7 tresmiles en la mochila, unos cuantos kilómetros en las piernas y muchos metros de desnivel, contentos por haber podido compartir una vez más otra gran aventura.

En el Glaciar del Perdido, al fondo el Cilindro.

Datos de la Jornada:
Tiempo: 12h.30min. Con descansos incluidas.
Distancia: 15km. Aprox.
Desnivel Positivo: 772m.
Desnivel Negativo: 2.399m.
Cumbres:        Monte Perdido – 3.355m.
                        Pitón SW del Cilindro – 3.194m.
                        Cilindro de Marboré – 3.325m.

Cima del techo del Parque Nacional de Ordesa, el Monte Perdido (3.355m.)

Ha sido un gran placer compartir estos días con: Nuria y Ernest, mis compañeros de esta aventura, por dejarme disfrutar de su compañía y experiencia en la montaña, de la cual no dejo de aprender. Una lástima que el pequeño grupo no estuviera completo, nos faltaba Vanessa, pero estuvo en todo momento presente.


Datos de la Travesía:
Tiempo: 26h. 30min. Con descansos incluidos.
Kilómetros: 28km. Aprox.
Desnivel Positivo: 3.000m. Según altímetro.
Desnivel Negativo: 3.016m. Según altímetro.
Desnivel Acumulado: 6.000m.


La cima es la mitad del camino.
Ed Visteurs.

viernes, 5 de septiembre de 2014

Cresta Argualas - Infierno.



Travesía por el Valle de Tena en solitario.
Cara Sur de Los Infiernos.

Travesía realizada los días 30 y 31 de Julio de 2014.

Me gusta esto de escaparme de vez en tanto y hacer una pequeña travesía de un par de días en solitario. Y esta vez me ira a Panticosa, para realizar una larga caminata y seguir coleccionando los tresmiles del Pirineo, que poco a poco van cayendo.
En esta ocasión les toca a la zona del Valle de Tena, no la conozco y las cimas que voy hacer son: Los Argualas y Los Infiernos, nueve tresmiles más para la colección. Me habían comentado que la zona era factible y que no eran muy difíciles, vamos una zona para poder hacer en solitario.

El 30 de Julio madrugo bastante y me pongo en marcha hacia Los Baños de Panticosa. Unas cuantas horas de coche para llegar, al lugar donde dejare éste un par de días. Me preparo todo y me pongo en marcha hacia lo que serán mis primeros tresmiles del año.

Baños de Panticosa.

Etapa 1:
Salgo desde Los Baños de Panticosa (1.636m.) Me dirijo hacia la cascada de Los Argualas, un precioso salto de agua muy próximo al los Baños. Después de la foto de rigor a la a la bonita cascada, continúo mi recorrido en busca de mi destino, que no es otro que el disfrutar de la naturaleza, la montaña y la soledad. La subida hacia la Mallata alta de las Argualas se hace bastante bien, siguiendo hitos. Éstos se separan, unos hacia el Ibón de los Arnales y otros dos que se dirigen: uno hacia el cuello de Pondiellos (2.809m.) y otro que va hacia los Picos de los Argualas. Yo me dirijo hacia éste último, voy ganado altura poco a poco pero a buen ritmo, voy solo y no tengo prisa. Una vez dentro del circo que forman los Picos de los Argualas y antes de llegar al Collado de los Argualas, viro al Sur, y subo por una fácil loma que me va acercando a la primera de las cimas. Llego al primer tresmil de la jornada, el Pico de las Argualas o Pico de la Bandera (3.046m.). Después de las fotos de rigor, y de una pequeña charla con unos alpinistas, que acababan de hacer todos los tresmiles que quería hacer yo, pero en dirección contraria. Me explican cómo han visto ellos, algunos de los pasos por donde pasare, y la verdad que me hacen dudar bastante de mi recorrido.

Garmo Negro desde el Argualas.

Vistas del Vignemale (cima tapada por la nube) Al fondo los Perdidos.
Unas vistas que tenían que ser espectaculares, las nubes juegan con las montañas a esconderlas. Mientras prosigo con mi ruta, ahora por una cresta fácil, para llegar en poco más de 5 minutos a mi segunda cima el Pico de Algas (3.036m.), más de lo mismo foto de rigor y continuar. Sigo rodeando el circo por la cresta para acceder al tercer tresmil de la jornada, una cima secundaria: Antecima Norte del Algas (3.032m.). Ahora tengo que bajar hacia el collado de los Argualas, para volver a subir y cerrar el circo con la cuarta cima de la jornada y la más alta del día el Garmo Negro (3.051m.). Aquí me detengo a conversar con una pareja, que me había encontrado en la subida y que llevaban mucho rato en la cima, para ver si se abría el día y así poder fotografiar los paisajes. Después de hablar un rato, continúo mi camino y me adentro en el paso, que según los compañeros que me había encontrado en la primera cima, era bastante complicado de bajada, por culpa de la inestabilidad de la roca. La verdad que razón no les faltaba, un descenso algo complicado por la precariedad de la roca.

Descenso hacia La Agulla de Pondiellos.

El descenso me hace ir con las alarmas puestas y el culo bien apretado, no puedo ni debo bajar la guardia en ningún momento. Después de la lenta bajada solo me queda subir unos pocos de metros para subir a mi quinta cima del día, la Aguja de Pondiellos (3.011m.). Otra bajada por roca descompuesta, buscando el mejor paso para descender entre terrazas, y llegar al Cuello de Pondiellos (2.809 m.). Aquí me entran dudas, de si montar vivac o retirarme volviendo al coche, el mal rato que había pasado bajando había hecho mella en mi cabeza, además me había estado mirando cómo y por donde subir a los Infiernos, y no lo tenía claro. Por fin después de mucho dudar, decido quedarme a pernoctar, en un buen vivac que hay en el mismo cuello de Pondiellos.

Vivac donde paso la noche.


Una buena cena, un bonito atardecer, ver como el sol se esconde por detrás del Midi d’Ossau y la soledad del lugar, es el punto y final a una muy buena primera jornada. Ésta tocaba a su fin, cuando yo me metía en mi saco a descansar.

Atardecer por el Midi d'Ossau.

Midi d'Ossau.

Datos de la Jornada:
Tiempo: 10 horas con paradas incluidas.
Distancia: 6,6 km.
Desnivel Positivo: 1.610m.
Desnivel Negativo: 490m.
Cumbres:        Pico de Argualas o de la Bandera - 3.046m.
                        Pico de Algas - 3.036m.
                        Antecima Norte del Algas - 3.032m.
                        Garmo Negro - 3.051m.
                        Aguja de Pondiellos - 3.011m.

El midi d'Ossau de buena mañana.

Etapa 2:
Una noche muy placentera durmiendo del tirón, ni pizca de frio, alguna brisa de aire entraba en el vivac y me hacia removerme para que no me molestara, por lo demás una noche genial. Me levanto a las siete de la mañana, desayuno y recojo todo el material. Una duda me asalta la cabeza, ¿qué hacer con los Infiernos? Decido subir el Pico Arnales y luego ya veré que hago. Subo por un sendero hasta llegar a la altura de una de sus canales y desde aquí gano altura rápidamente hasta colocarme encima de la cresta y entran las dudas, ¿cuál es la cima? ¿Derecha o izquierda? Me digo a mi mismo haz las dos y así te quitas los problemas, así que primero hago la cima de la izquierda (que es la correcta) Pico de Arnales (3.006m.), luego recorro toda la arista hasta llegar al final y desde aquí la sensación es: que la cima es la primera que he hecho. Las vistas impresionantes, además el día hoy si acompaña. Desde las alturas miro Los infiernos, para ver por dónde puedo subir. Bajo del Arnales con dudas, de si volverme a casa ya o intentar subir a las cimas que me quedan, cuando llego al nevero decido seguir con la ruta establecida, me coloco los crampones y me dirijo hacia el corredor sur del Infierno Central.

Ruta por donde subí a Los Infiernos.

Una vez en éste, compruebo que su inicio tiene una pequeña grada a la izquierda que te da acceso a las terrazas grandes, por aquí subo siguiendo hitos y buscando las facilidades de las terrazas, hasta llegar al collado que hay entre el Infierno Central y el Oriental. Subo primero el Infierno Oriental (3.076m.), desando el camino otra vez hasta el collado y accedo al Infierno Central (3.082m.). Vistas preciosas: Midi d’Ossau, Balaitous, la zona del Néouvielle y el Pic Long, la gran mole del Macizo del Vignemale, la zona del Monte Perdido, y por supuesto, toda la ruta transcurrida hasta el momento y parte del camino de retorno. Cruzo la Marmolera, para llegar a mi última cima Infierno Occidental (3.073m.).
Vignemale y Perdidos.

Argualas.

Frondellas y Balaitus.


Durante el cresterio de los Infiernos, me cruzo con mucha gente que va hacia sus cimas, se nota que son unos tresmiles fáciles y accesibles. La bajada me hace dar un rodeo, pues voy siguiendo hitos. Durante la bajada, veo montañeros que suben por el filo de una de las aristas que queda al Este. Yo sigo por mi camino hasta que llego a un nevero, donde me calzo de nuevo los crampones y bajo casi directo al Cuello del Infierno (2.721m.). Aquí me tomo un descanso, aprovechando para beber y comer y cambiar palabras con un montañero Valenciano. Después del descanso me dispongo a continuar mi camino hacia los Ibones Azules. El GR está tapado por un nevero bastante grande, aprovecho para bajar más rápido volviéndome a colocar los crampones y así atravesar el nevero, para no volver al sendero hasta que el nevero desaparezca, aprovecho la huella hecha. Los Ibones Azules son preciosos, sobretodo el Ibón superior con su explanada verde, donde muchos alpinistas, montañeros, hacen noche al pie de los Infiernos; un lugar maravilloso.

Alpinistas en la cresta de los Infiernos.

Sigo mi camino por la GR, con la compañía del montañero, con el que había entablado conversación en el Collado mientras descansaba. El trayecto que recorro con el compañero es muy ameno, pero su ritmo es elevado y dejo que se vaya para volver a disfrutar de la soledad mientras camino, disfrutando del lugar. El Embalse de Bachimaña Alto es muy bonito, con sus pequeñas islas rocosas en medio, y la magia del lugar. Pronto llego al Refugio de los Ibones de Bachimaña, que más que un refugio parece un hotel. No me acerco, ya que no es de paso obligado, sigo descendiendo zigzagueando cerca de un salto de agua: La Cascada del Fraile, aquí pierdo desnivel rápidamente. El sendero cada vez gana más en vegetación, disfruto de ésta y del rio que baja cerca del camino. Disfruto de los pequeños saltos de agua y otros de más grande, como la Cascada del Pino, hasta llegar al fin del camino, o mejor dicho, de mi camino y el fin a mi aventura en solitario por el Valle de Tena.

Ibón Azul Superior, detras los Infiernos.

Lo único que me quedaba eran: unas cuantas horas de coche para llegar a casa, y esperaba no tardar mucho volver, donde me siento como en mi hogar. LAS MONTAÑAS.   

Datos de la Jornada:
Tiempo: 8h. 30min. Con paradas incluidas.
Distancia: 11,8 km.
Desnivel Positivo: 613m.
Desnivel Negativo: 1.721m.
Cumbres:        Pico Arnales - 3.006m.
                        Pico Infierno Oriental - 3.076m.
                        Pico Infierno Central - 3.082m.
                        Pico Infierno Occidental - 3.073m.


Contento por poder disfrutar de este espectáculo para los sentidos, feliz por ir logrando mis pequeñas retos alpinisticos, maravillado de un lugar que no conocía y que esto solo ha sido una primera visita. Y agradecido a las personas que directa o indirectamente me acompañan en estas aventuras.

Datos Totales:
Tiempo: 18h. 30min. De travesía con paradas incluidas, excepto las horas del vivac.
Distancia: 18,4 km.
Desnivel positivo: 2,215m.
Desnivel Negativo: 2,215m.
Desnivel acumulado: 4,430m.
Nueve cumbres por encima de los tresmil metros.


¿Por qué subir Montañas? Porque están ahí.
Lionel Terray.

martes, 22 de julio de 2014

Cresta Tío María, Sant Llorenç de Montgai.



Vuelta A Sant Llorenç de Montgai.
Cresta Disblia.
Reseña del Blog Escalando.



Ficha técnica
Lugar: Sant Llorenç de Montgai.
Zona: Cresta Disblia.
Vía: Crestas Tío María.
Dificultad: V+.
Longitud: 155m.
Material: Cintas exprés.
Fecha: 20/07/2014.



Hacía pocos días que había estado por la zona, con mi buen amigo Gabriel escalando. Ahora volvía pero con mi compañera Nuria, para realizar una cresta fácil y asumible y que habíamos leído que estaba muy bien asegurada y que si se quería, también podías practicar con los seguros flotantes (friends, fisureros etc.…) gracias a sus fisuras. Así que allí nos vamos.

Otro día que salimos sin prisas, tenemos un viaje algo largo hasta Sant Llorenç. Decidimos que pararemos a comer en el pueblo de Bellcaire de Urgell, en el Bar Sport donde se come bastante bien. Una vez comidos continuamos con nuestro camino hacia Montgai. Mapa de situación del aparcamiento.

Extraido del Blog Escalando.

Una vez aparcados nos preparamos todos los bártulos y nos ponemos en marcha hacia la Cresta disblia. Llegar no es difícil, hay que seguir el camino que va hacia la vía ferrata, pero tenemos que seguir como si fuéramos a la pared de la Formiguera. A escasos cinco minutos estamos en el inicio de la vía.

Vistas muy bonitas.

L1 – III. Es Nuria la que empieza a escalar. Primero una placa tumbada de tercer grado fácil en adherencia, aquí hay alguna fisura para colocar algún cacharro. Nuria va colocando friends, hasta el paso de derechas a la reunión que prefiere chapar el parabolt y así no exponerse tanto. Yo subo bastante bien para ir en botas, quiero probar a ver qué tal voy con ellas y colocando seguros a la vez. Un tramo de 25 metros con 7 parabolts.

Parte del L1 y Nuria en la R1.

L2 – V. Es mi turno. Un largo bonito, unos primeros pasos verticales de IV, IV+ para llegar a una bavaresa, donde los pies los van en adherencia, aquí sufro un poco más por culpa de los pies. La bavaresa es el paso duro del largo además es corta y rápidamente se puede salvar por arriba, el resto del largo es más fácil. Todo el largo lo equipo con seguros flotantes excepto el tramo de la bavaresa. A Nuria le encanta mucho este largo le ha parecido bonito y divertido. Un tramo de 45 metros con 10 parabolts.

Nuria recuperando el L2.

Yo en la R2. Detrs el L3. (Foto Nuria)

L3 – V+. Es el largo más duro y bonito de la vía con diferencia. Un espolón vertical e imponente. Se empieza de frente para irte hacia la izquierda, donde te vas metiendo en un diedro fisurado. El tramo está muy bien asegurado. Nuria estaba escalando la parte final del diedro e intentando equiparlo con flotantes, cuando se nos puso a llover y tuvo que abortar y escalar deprisa para poder salir de allí lo antes posible, al poco de llegar a la reunión ceso el agua. Pasado el diedro la dificultad baja, pero la sensación de cresta es bonita. Yo subo bien la primera parte, pero en el diedro no encuentro la forma de escalar y me cuesta más de lo normal en un paso acero, creo que las botas en este largo no me han ayudado, el resto del largo mejor. Un tramo de 40 metros 10 parabolts.

Nuria luchando el L3.

Yo recuperndo el L3. (Foto Nuria)

L4 – V. Vuelvo a tirar yo, como no nos fiamos de que vuelva a caer agua, vamos lo más rápido posible. Pero como yo soy algo cabezón intento ir equipando el largo el material que llevo encima, ya que casi todos los flotantes los tiene Nuria. Comienza en un flanqueo con un paso de fisura muy bonito, para volver a subirte encima de la cresta, que ya se hace toda por encima, que se deja equipar bien. Este largo no es nada difícil. Nuria se lo pasa en grande en este tramo, aunque vayamos con algo de prisa por culpa de las posibles precipitaciones. Un tramo de 45 metros con 9 parabolts.

Nuria recuperando el L4.

El descenso es fácil, solo hay que ir siguiendo los hitos dirección a la vía del tren, hasta llegar de nuevo al sendero por el que hemos accedido al pie de vía.


Fin de una buena jornada.

Otro día espectacular de escalada. Roca de primera, paisaje bonito y tranquilo. Cresta corta, asequible, muy bien asegurada y vía perfecta para practicar distintas técnicas. Eso sí, todo esto acompañado de una gran persona y compañera de viaje. Muchas gracias Nuria por volver a compartir otra más.